PRIMARIA | TALLERES SEGUNDO CICLO | 4°, 5°, 6°

Teatro

Aprender teatro en la escuela favorece la toma de conciencia de que el aprendizaje es social.

Ofrece la oportunidad de participar en proyectos comunes, aportar ideas, escuchar las opiniones de los demás y reflexionar sobre los logros. El taller pondrá énfasis en el teatro como actividad grupal y no en el lucimiento personal de unos pocos integrantes. El desafío es jugar y, de alguna manera, transformar la realidad.

Se plantea como prioritario para la enseñanza del lenguaje teatral la apropiación de los códigos específicos, es decir, reconocer, discriminar y analizar cómo funcionan los elementos de la estructura dramática siempre partiendo del juego, para la lectura y construcción de mensajes con sentido estético. La forma de acceder al hecho teatral como contenido a ser enseñado, se da por medio de la práctica sistemática y continua de exploración, juego, producción y apreciación, haciendo hincapié en la importancia de la comunicación y elaboración grupal con los niños.

 

Proponemos:

Explorar las posibilidades expresivas del cuerpo y la voz, desarrollar las capacidades motrices a partir de diferentes estímulos, desarrollar las capacidades perceptiva, auditiva y expresiva, vivenciar diferentes estados de ánimo y emociones a través del cuerpo, favorecer el conocimiento del cuerpo y del esquema corporal, acrecentar el conocimiento y desarrollo del lenguaje hablado, reafirmar nociones temporales y espaciales y favorecer el desarrollo del lenguaje e imaginación y el proceso de comunicación.

La dramatización y la dramática creativa serán las condiciones dadas del taller. La dramatización permite aunar los recursos lingüísticos, corporales, plásticos y rítmicos, musicales. Trabajando cada uno por separado para después desembocar en un mismo hecho teatral. Y la dramática creativa considera: El teatro y la educación, como base el juego, donde: “Actuar para el otro” se entiende como “jugar con el otro”.

El acercamiento se da a través de la experiencia práctica y personal, al hecho teatral. Formación de hábitos y habilidades escénicas

La propuesta será una consigna clara, donde el fin del niño sea: la apropiación de una historia y la puesta en común de los códigos teatrales. La prioridad está dada en favorecer la confianza y estimular el potencial creativo. Se buscará la implicación personal y del grupo en el juego.

Se debe promover la instancia de juegos teatrales, contar historias, expresarlas en diferentes formatos, objetos, telas, música o cualquier otro elemento que favorezca a la imaginación.

Se deberá tomar la interacción con diferentes textos literarios, dramatización de cuentos, representación de situaciones, elección de personajes, relato “sin voz “ de lo ocurrido, empleo de juegos rítmicos y de producción sonora, complicidad en la utilización de los objetos como si fueran otra cosa, experimentación de diferentes modos de acción para resolver algo, utilización de diferentes velocidades de movimientos, complicidad en la corporización de animales y elementos de la naturaleza, juego con diferentes objetos otorgándoles vida (animismo), creación de personajes en un entorno dado, exploración de las posibilidades de movimiento a partir de un estímulo, creación de historias y situaciones para representar, y la búsqueda de las posibilidades representativas de una historia creada por ellos mismos.

 

Talleristas Virginia Jaúregui y Diego Biancotto